« Encrucijadas de un verdadero dragón.

Ir abajo

« Encrucijadas de un verdadero dragón.

Mensaje por Garrix el Vie Nov 07, 2014 2:23 am

« Encrucijadas de un verdadero dragón *
El día en que la libertad se terminó.

Una historia remontado a los tiempos donde los dragones aún no habían decidido el futuro de la humanidad bajo sus propias garras. Una pequeña aldea en las zonas más recónditas y perdidas del gran Reino Fiore, allí Elijah junto a su pequeña familia y tribu vivían en sumergidos en una tranquilidad inventada, si bien estaban consientes del drama de los dragones pensaban que nunca llegaría el día en el que sus extensas y destructivas llamaradas indicaran que su hora había llegado, que la libertad había llegado a su fin. Sin embargo, ese lugar era bastante acogedor y fraterno para la infancia de un tierno niño: Elijah. Al igual que todos los demás jóvenes de su edad, crecía despreocupado de todo, sus días se pasaban jugando con los demás chicos de la tribu, a pesar de no ser exactamente uno más del montón, pues su padre era ni más ni menos que el estricto líder del pequeño pueblecito, sabía mezclarse muy bien para escapar de los prejuicios, obteniendo al igual que su padre el "respeto" y la madera de cabecilla con respecto a los demás.

Todo parecía ser un día normal hasta el momento, en la noche se celebraría una reunión entre los más experimentados y poderosos guerreros para decidir que acciones se llevarían a cabo para salir adelante sin perder a nadie. El plan al que se llegó era la movilización de la sede de la tribu a otro lugar más lejano y protegido del dominio de los dragones, con razón de llevarlo a cabo lo más pronto posible todos estuvieron de acuerdo en ejecutarlo a primera hora, cuando el alba apenas le indique al gallo su canto. Fue así entonces. El sol amanecía por el horizonte, era la señal para los nómadas de partir hacia su nuevo hogar, pero aparentemente esto no iba a ser posible por más de una razón. Todos los que estaban despiertos a esa hora voltearon sus cabezas hacia el norte, un sonido de marcha los inquietaba. No comprendían de lo que se trataba aquel bullicio, pero no tardaron en ir a echar un vistazo los primeros hombres, que al pasar largos minutos nunca volvieron. La gente de la tribu se preparó para lo peor y la ejecución del plan se pospuso hasta nuevo aviso. Elijah mientras tanto permanecía expectante de lo que pudiera llegar a pasar, logró colarse hasta la entrada de un bosque desde donde provenían los ruidos de amenaza, aunque ya no se trataba de una marcha, pues se había detenido. Los mejores contendientes de la tribu estaban preparados para partir a la expedición, así que en efecto eso fue lo que hicieron. El joven quisquilloso refunfuñó miles de veces pero su madre lo retenía mientras ambos veían a lo más importante de sus vidas partir hacia lo desconocido. Elijah nuevamente tuvo la desgracia de ansiar las noticias, inquieto por la preocupación con respecto a su padre y lo que depararía el misterio para los guerreros.

Pasaron muchas horas antes de poder saber algo al respecto, cuando un soldado andrajoso y gravemente herido llegó ante los demás aldeanos para darles una triste noticia. Ni más ni menos que el consejo mágico había llegado finalmente ante las inmediaciones de su aldea y venían a tan sólo destruirla y tomar como esclavo a quien no se resistiera, de lo contrario todos serían asesinados. Elijah fue el primero en dar la nota, al desprenderse del tumulto de gente, totalmente exaltado al no creer que su padre pudiera haber sido derrotado por gente tal vil como la del mismo consejo mágico. Trata de encontrar una forma óptima para formular una pregunta, pero como si se anticipara a esto el soldado se desplomó en el suelo para posteriormente romper en llanto con la misma impotencia con la que un niño reacciona cuando no obtiene su capricho. Elijah quiso oponerse a este llanto, pero no pudo. Cayó junto al hombre al suelo de rodillas, las lágrimas inundaron su rostro mientras que él golpeaba el suelo con furia y recelo sobre lo que había sucedido. Simplemente se negaba a creerlo, que un guerrero como su padre, y no sólo él, sino todo el pelotón de los más prolíficos combatientes de la aldea hayan sido derrotados en unas horas. Mientras todos permanecían en shock por la atroz noticia, una lanza enemiga atravesó la cabeza del soldado que aún se situaba en el césped llorando la perdida de sus compañeros y la de, posiblemente, su aldea entera. Esa fue la orden para que pronto las espadas de todos los soldados del consejo mágico atravesaran por lo menos un cuerpo de los aldeanos. ¡No! ¡No pueden hacer eso, paren! — Elijah con su rostro cubierto de lágrimas comenzaba a correr entre los demás, como todos, hacia cualquier lado donde pudiera estar a salvo de los guerreros enemigos, pero no lo había, eran implacables y no pararían hasta ver muerto a todos y cada uno de los miembros de aquella tribu que tantos problemas le había dado al consejo.  

Una mano fuerte tomó el cuello de Elijah, deteniendo en seco su carrera hacia su libertad. Allí fue cuando decidió abandonar todo, lo dio todo por perdido, y ya no había nada más que hacer. Se rindió. En ningún momento pudo hacer algo al respecto, estaba totalmente cagado. Lo único que atinó a decir fueron las crudas palabras... Acaba con este sufrimiento. Buscaba en su cuerpo un poder que lo ayudara a librarse de estos malditos rufianes, trataba de oponerse pero no había opción, internamente estaba paralizado, ningún músculo de su cuerpo respondía a su llamado. Aquella situación de vida o muerte en la que él había perdido la pulseada final estaba cada vez más cerca de terminar con él pero no había manera aparente de evitarlo. Cuando ya ni siquiera su mente le hacía caso, permaneciendo totalmente en blanco, se dio cuenta de que su fin había sido destinado. Cayó inconsciente en la palma de la mano de aquel guerrero que por la tensión del momento nunca llegaría a identificar.. Cuando despertó de su largo sueño, se vio tendido sobre una camilla blanca, a decir verdad toda la habitación era de ese mismo color, no sabía donde estaba, nunca había experimentado una sensación tan extraña como la de aquel momento. Había pensado en el cielo, pero no se veía exactamente como un paraíso, más bien a su simple vista de un niño parecía un consultorio médico, pero no uno como los de su tribu, sino uno muchísimo más avanzado. Ahí fue que su hipótesis llegó a que podría encontrarse en el mismísimo consejo mágico pero su pregunta final fue: ¿Por que yo debo estar aquí?
avatar
Garrix

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 24/10/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: « Encrucijadas de un verdadero dragón.

Mensaje por Detox el Vie Nov 07, 2014 3:08 am

Validou

_________________
avatar
Detox

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 02/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: « Encrucijadas de un verdadero dragón.

Mensaje por Nymphe el Miér Jun 24, 2015 1:18 pm

Hola guapos.

¿Conocéis http://www.comprarchollos.es ? Es una página muy guay Very Happy

Nymphe

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 07/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: « Encrucijadas de un verdadero dragón.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.